x-men apocalipsis reseña crítica revista el parcero

Título original: X-men Apocalypse
Director: Bryan Singer
Duración: 143 mins.
Estreno en Colombia: mayo de 2016

B
ienvenidos a X-men apocaplipsis, la confusa secuela de X-men Días del futuro pasado, X-men primera generación y un poco de todas las X-men anteriores. Aunque en esta nueva entrega los personajes viejos, su historia y los actores que los interpretaban desaparecieron sin razón alguna para dar paso a una nueva temporalidad —en la que los mismos personajes, encarnados en otros actores más jóvenes y bellos, están en una especie de pasado que no había pasado antes— hacemos de cuenta que sí es una secuela y que sí entendemos, porque así nos lo dicen ellos.

¿Suena enredado? Lo es. Los conocedores de los cómics de X-men sabrán que todo ese boroló de líneas narrativas y temporalidades distintas hace parte de la capacidad de la historia original para autorresetearse cuando haga falta. Pero para los demás mortales todo se puede solucionar pensando que Marvel simplemente eliminó todo lo anterior para poder renovar a los actores viejos (ya muy viejitos) y darle una cara más juvenil y actualizada a la historia. Las dos versiones son igualmente ciertas.

En todo caso, bienvenidos a X-men apocalpisis. Es la década de 1980 y Charles Xavier (James McAvoy) está liderando con éxito su recientemente fundada Academia para jóvenes dotados; incluso ha adquirido a una joven Jean Grey y a un joven Scott Summers para poner entre sus estudiantes. Después de algunos eventos de la película anterior, el mundo ya sabe de la existencia de los mutantes, y los ánimos diplomáticos de unos y otros se inclinan hacia la búsqueda de la convivencia. Magneto (Michael Fassbender) se ha retirado del negocio de tratar de conquistar el mundo y vive en paz con su esposa y su hija en Polonia, haciéndose pasar por un obrero común y corriente. Y Raven (Jennifer Lawrence) pasa sus días rescatando mutantes oprimidos en Alemania del Este. Todo parece estar en orden, pero dura poco porque un mutante milenario, el todopoderoso primero de todos, Apocalipsis, ha resucitado de su tumba en Egipto y se propone destruir el mundo para fundar desde sus cenizas uno nuevo sólo con los mutantes elegidos. Los destinos de todos los mutantes, y el del mundo entero, están atados al de Apocalipsis, así que se inicia una guerra entre quienes lo apoyan y los que tratarán de detenerlo.

X-men apocalpsis es como un carrito viejo al que hay que hacerle varios intentos con la llave para que encienda y eche a andar. Los primeros intentos fallan. Los quince minutos iniciales muestran una historia de Apocalipsis en el antiguo Egipto, de su puesta en hibernación por miles de años y de su resurrección tan floja que parece sacada de La momia regresa (sí, la película protagonizada por La Roca y Brendan Fraser). ¡Brrrrrt! El carrito no enciende. Luego nos cuentan las historias carentes de emoción de Charles Xavier en su academia, de Scott Summers (cíclope) entrando en ella y conociendo a Jean Grey, y de Raven salvando mutantes. Esto ya lo hemos visto tantas veces antes que no emociona, que se siente viejo. ¡Brrrt! El carrito nada que enciende. Y después nos cuentan sobre cómo Magneto, vuelto un padre de familia doméstico y pacífico, renuncia forzosamente a su nueva vida para unirse a las hordas de Apocalipsis. La razón es tan ridículamente cliché y se despacha con tanto afán y tan poca delicadeza que ni siquiera nos permitimos sentir pena por él o rabia hacia lo que decide hacer. ¡Brrrt! Nada. A uno le dan ganas de salirse de la sala y ver si en la del lado están dando Capitán América: Guerra Civil.

Sólo arranca el carrito después de pasada una hora de película, cuando empieza de verdad la guerra entre Apocalpisis y sus cuatro jinetes y los X-men comandados por Xavier y Raven. Ahí sí se emociona uno, y ahí sí se empieza a disfrutar la historia con las batallas, las secuencias de velocidad de Quick-Silver, el hilarante mutante de los pies rápidos, y las pequeñas historias de amor que va sugiriendo la trama. De ahí en adelante el carrito anda, y uno llega a su destino, a emocionarse con una película que empieza muy frágil y que poco a poco va tomando cuerpo. Al final queda uno medianamente satisfecho, incluso pensando en verse la próxima de Wolverine que viene. Pero queda la desazón de que la película se conforma con ser apenas entretenida.

Hay muchas cosas que decepcionan en X-men apocalipsis, pero la más visible es la de una película que no toma riesgos, que se conforma con seguir la misma fórmula de traiciones blandas, venganzas torpes y clímax estruendosos que caracterizó a la misma trilogía inicial de X-men de la que los fans se cansaron finalmente. Las actuaciones están muy bien, y brillan como siempre las de McAvoy y Fassbender como Xavier y Magneto, y la de Sophie Turner en el papel de la joven Jean Grey, pero los personajes y sus motivaciones para lidiar con las mismas narrativas de destrucción mundial se sienten agotados, quemados y repetitivos.

Por supuesto que veremos lo que siga de la saga, con la esperanza de que mejore, pero queda un desasosiego por ver que Marvel se está quedando sin recursos, más allá de la misma historia de ver Nueva York desmoronándose por el villano plano de turno, al estilo post 9/11 que ya pide a gritos un modelo nuevo, un auto deportivo ágil que encienda y eche a andar de inmediato, y que nos haga disfrutar del paseo de principio a fin.

X-men apocalipsis

X-men apocalipsis
7

Calificación

7/10

    Por qué Sí

    • - Por las actuaciones del pleno del elenco, que luchan contra lo plano de la escritura del guion y logran que nos riamos con sus chistes y que nos emocionemos con sus batallas. Por algunas secuencias de acción memorables. Y por Quick Silver, el bufón cul que se está haciendo merecedor de su propia película.

    Por qué No

    • - Por un villano anodino que no le hace honor al Apocalipsis de los cómics (más parece el villano de la película noventera de los Power Rangers). Por una historia sin riesgo y sin novedad. Porque se demora mucho en arrancar, y a lo mejor para cuando lo hace uno ya se quiere bajar del carro.

    Comentarios