TMNT2destacadaReseña crítica de la película Totugas Ninja 2: fuera de las sombras, una película que es como la comida chatarra: sabrosa pero poco nutritiva.

Título original: Teenage Mutant Ninja Turtles: out of the shadows
Duración: 112 mins.
Director: Dave Green
Estreno en Colombia: Junio de 2016

L
a trama es sencillísima. Después de salvar al mundo, que es Nueva York, de los planes malignos de Shredder, las Tortugas Ninja deben salvar al mundo, que es Nueva York, de los planes malignos de Shredder. ¿Cómo así? ¿De nuevo? Sí, de nuevo. Pero esta vez Shredder, que se escapa de la cárcel con una facilidad inadmisible, cuenta con la ayuda de un científico loco (físicamente idéntico a Neil deGrasse Tyson), los secuaces clásicos Bebop y Rocksteady (¿se acuerdan de un jabalí y un rinoceronte punkeros?, esos) y con los poderes mágico-tecnológicos de un teletransportador interdimensional creado por Krang (un cerebro o un chicle malvado que también es un personaje clásico de las Tortugas Ninja). Como si la película anterior no hubiera sido bastante desastrosa, la secuela no hace demasiados esfuerzos para superarla y se queda en más de lo mismo, pero un poquito mejor.

Dentro de la culinaria del cine, esta película de las Tortugas Ninja es lo más parecido a la comida chatarra, la más chatarra. Es sabrosa, pero está hecha de harina, sal y grasa, y no tiene nada de nutritiva. Michael Bay, uno de los productores, es el McDonald’s de Hollywood, y su influencia sobre el director de la película, Dave Green, se siente pesada, aceitosa, como de fritanga. Así, Tortugas Ninja 2 tiene todos los trucos bajos que uno puede encontrar en el cine, y los tiene en combo: reclama la nostalgia del espectador noventero, utilizando a los personajes más representativos de los cómics, los dibujos animados y las películas anteriores, pero no les da un desarrollo suficiente ni un trato merecido. Utiliza excesivamente gráficas generadas por computador, adobadas con cámaras lentas, explosiones, giros, movimientos rápidos, y todos los efectos posibles, pero se los pone como salsas a un perro callejero. Esta llena de chistes tontos, eso sí, al mejor estilo de las Tortugas Ninja, pero eso no logra suplir los huecos grandísimos y las inconsistencias en el guion, que uno tiene que obviar voluntariamente para encontrarle sentido a la película. Trata de dejar un mensaje sobre el trabajo en equipo y la tolerancia de las diferencias, pero nadie come cuento por las pésimas actuaciones. Por ejemplo, el papel de Megan Fox como la reportera Abril, la amiga de las tortugas, es terrible. No es simpática, no es emotiva, no tiene un papel demasiado relevante para la historia, solo está ahí para verse sexi y ya (y eso tampoco lo hace tan bien). Ni hablar de Shredder, que desde la película anterior se volvió el villano más aburrido de toda la historia del cine: inexpresivo hasta sin máscara. La película tiene además posicionamientos de marca descarados, que la hacen parecer más un comercial largo que una película. Está inundada de logotipos y de productos que se acercan, saltan y vuelan en 3D.

La película es excesiva en muchos sentidos y aún así no propone nada nuevo. Es exagerada y simple también, como una hamburguesa de desenguayabe. ¿Dónde hemos visto esa trama en la que un villano superpoderoso amenaza con tomar control sobre el planeta? ¿Y solo amenaza, porque lo hace tan lentamente que le da espacio a los héroes para que lo impidan con una batalla explosiva? Ya sé, en todas las películas de superhéroes venidas y por venir. Y en casi todas se ha hecho mejor.

Aún así, como es comida chatarra, vale la pena para pasar el rato. Cada mordisco es disfrutable y olvidable al mismo tiempo. Sirve para entretenerse sin pensar demasiado y para reírse un poco de las bobadas que plantea, sin tomarlas muy en serio. Es inconveniente fijarse demasiado en los ingredientes cuando uno se está comiendo una mazorcada, que es una mezcla horripilante y sabrosa de papas fosforito, maíz de lata y queso, y es inconveniente fijarse demasiado en los ingredientes de Tortugas Ninja, porque se revelan como una mezcla aún peor, de pizza en alcantarilla. Pero si uno no se fija, y tiene hambre o desparche, todo bien.

otugas Ninja 2: fuera de las sombras

otugas Ninja 2: fuera de las sombras
4.5

Calificación

5/10

    Por qué Sí

    • - Porque sirve para pasar el rato. Es excesiva y simple a la vez, como la comida chatarra, y eso la hace disfrutable (no sin culpa).

    Por qué No

    • - Porque tiene mucho pero nada bien logrado: malas actuaciones, mal guion, malos personajes, malas referencias nostálgicas. Porque produce saturación ver tanto de lo mismo sin una pizca de novedad.

    Comentarios