S_D035_09247.NEF

Título original: Sicario
Director: Denis Villeneuve
Duración: 121 mins.
Estreno en Colombia: octubre de 2015

El título suena fuerte, áspero, crudo, Tierra de nadie: sicario. O sea que no solo es una tierra de nadie sino que para colmo de males hay sicarios, dos afirmaciones tenebrosas en un solo título. Luego está el póster, unos cuantos gringos con armas que, como nos tienen acostumbrados, suponemos que van a salvar el día acabando con cuanto terrorista, narco, bandido, bad guy, enemigo, sicario, o cualquier otra forma de encarnación del mal que se atraviese. A primera impresión parecería una de esas típicas películas de acción con explosiones, balas por doquier, frases de cajón, y el mensaje binario de que el bien (siempre cuestionable) triunfa sobre el mal. De esas películas que uno puede ver y sobre la marcha olvidar, para volver a ver en pijama cualquier domingo, y sobre la marcha olvidar.

Pero Tierra de nadie no es así. Sí es una película de acción, sí hay gringos heroicos, pero el dilema moral y la tensión entre los personajes no se resuelven tan fácil ni nos cierran el problema complacientemente. Tierra de nadie, que tiene bien puesto el título porque hace referencia a problemas sin solución, es una película incómoda (¿será posible decir eso en un buen sentido?).

Una agente del FBI, que se llama Kate (Emily Blunt, conocida por El diablo viste a la moda), está en su rutina cotidiana como miembro de la fuerza pública en un pueblo del sur estadounidense, muy cercano a México, cuando la llaman para que haga parte de la misión más importante de su carrera: acabar con Manuel Díaz, un capo bien sanguinario que le ha puesto bombas a varias personas de su equipo. Kate acepta, sin saber realmente en qué se mete, y se une a una especie de equipo de elite liderado por un soldado que anda en chanclas llamado Matt (Josh Brolin) y que está acompañado por un tipo misterioso, un mercenario con un pasado oscuro llamado Alejandro, el ‘sicario’, interpretado por Benicio del Toro (cómo no). Ahí Kate va a tener que pasar por las duras y las maduras y darse cuenta de que la cosa no es blanca y negra y que la lucha contra las drogas está llena de corrupción, venganza, intereses ocultos, violencia desmedida, burocracia solapada e incertidumbre, desde todas las partes involucradas.

Así, la película intercala entre el dilema moral de la pobre Kate, a la que muy pocas cosas le salen bien aun intentando tener un mínimo de principios (y por más que uno quiera que haya alguna esperzanza), y unas escenas de acción muy tensionantes, donde en realidad hay muy poca acción y sí mucha expectativa de lo que va a pasar, muchos momentos suspendidos que hacen que uno se agarre a la silla y se angustie (porque por supuesto uno se entretiene sufriendo). Parte de esa tensión está lograda gracias a la banda sonora creada por Jóhann Jóhannsson, de verdad muy impresionante, y por unas tomas muy bonitas que se nota que fueron pensadas hasta el último detalle. Si se la ven, póngale atención a la escena de las cámaras de visión nocturna, que es bien tramadora.

Pero, qué cosas, aparte de las bondades de la película, Tierra de nadie no logra escaparse del artificio Hollywoodense: todos los personajes principales son bellos, parece que estuvieran en desfile en la alfombra roja aún en medio de la balacera, no abren la boca si no es para decir algo muy perspicaz y todo el tiempo se ven muy estiludos, hasta disparan sin ver y le dan al blanco, y en cambio ellos como que son repelentes a las balas. Por un lado nos presentan un problema humano gigante y por el otro nos maquillan y nos edulcoran la situación; que se caiga todo, pero que el actor se vea bonito. Tal vez si la película se hubiera separado de la pose de sus estrellas habría tenido un impacto más grande en Cannes, en donde fue nominada para la palma de oro.

Y de ñapa, una muestra de la banda sonora:

Tierra de nadie: Sicario

Tierra de nadie: Sicario
8

Calificación

8/10

    Por qué Sí

    • - Por las tensiones logradas con la fotografía y la banda sonora, que al no mostrar y al alargar el suspenso producen un impacto emocional interesante. Porque no es complaciente con la resolución la trama, sino que más bien incomoda, dejando preguntas abiertas que se extienden de las dos horas que vemos la pantalla.

    Por qué No

    • - Porque pudo alejarse más del estilo artificioso hollywoodense, que no está mal pero es que hay mucho. Y como la película es buena, se le puede exigir más, incluso ir hasta las últimas consecuencias, ir a la tierra de nadie.

    Comentarios