sueño de invierno destacado

Título original: Kis uykusu
Director: Nuri Bilge Ceylan
Duración: 196 min.
Estreno en Colombia: agosto de 2015

En Sueño de Invierno Aydin, un actor de teatro retirado y tímido aspirante a escritor, administra un hotel en medio de las montañas de Capadocia, Turquía. Su vida, que se reparte entre escribir una columna para un insignificante periódico local y ocuparse a regañadientes de las propiedades que heredó de su padre, un acaudalado terrateniente, es a ratos tediosa y casi siempre melancólica. Vive con su hermana Necla, una obstinada ermitaña desde su divorcio, y su esposa Nihal, mucho más joven e idealista que él y en plena búsqueda de una vocación; los roces con las dos mujeres en medio de su aislamiento son constantes, paulatinamente acalorados, pero Aydin siempre se muestra amable, paciente y como la película misma, exasperantemente elocuente. La historia, basada en un cuento corto de Anton Chekov, es también afín a la dramaturgia y a los temas predilectos del escritor ruso: detrás del hermoso paisaje y uno que otro simbolismo con animales salvajes hay una puesta en escena eminentemente teatral, donde el carácter de los personajes es menos develado que expuesto en una serie de inteligentes aunque artificiosos debates sobre la ética, la compasión y el amor conyugal.

Sin importar el gran trabajo de los actores y lo minucioso del guión, estamos frente a un drama especialmente desapasionado, donde Necla y Nihal son menos cuerpo y emoción que voces, discursos que controvierten sistemáticamente la integridad intelectual y moral del protagonista como si fueran la exteriorización de su propia conciencia. Hasta en la relación de Aydin con los humildes inquilinos que ocupan sus propiedades, sacudida por un evento tan cinematográfico como un piedra que rompe la ventana de su camioneta (Créanme, en el contexto de la película es equivalente a una balacera), los conflictos reconocibles y terrenales siempre desembocan en lo filosófico, en la crisis existencial del buen hermano, esposo y ciudadano que nace de la incómoda miseria de esos desconocidos terceros, definidos tan solo en términos de la caridad o el respeto que exigen de él.

Es una ironía tremenda, y seguramente intencional, que una crítica tan directa al carácter pasivo y apático del burgués se desarrolle en presuntuosas conversaciones de sillón. Como Chejov expresó sus inseguridades en muchos de sus alter egos, tal vez Nuri Bilge Ceylan, el director de la película, ha encontrado en su protagonista sus propias limitaciones como artista: si no bastan la sensibilidad y las buenas intenciones de la “élite cultural” para traer justicia, amor o siquiera cambio al mundo, el cine no podría hacer más que documentar la manera en que teorizamos y finalmente asimilamos la inevitable derrota.

Sueño de invierno

7

Calificación

7.0/10

Por qué Sí

  • porque, a pesar de toda la parrafada anterior, no es una película nada desdeñable. Es un esfuerzo tropezado pero de la calidad y madurez del mejor cine europeo y, con una palma de oro en Cannes ¿Quiénes somos nosotros para dudar del certamen que le dio al país su primera cámara de oro? Que no nos la vengan a quitar después.

Por qué No

  • porque más que una obra de teatro adaptada a cine (una adaptación que ha producido desastres como Carnage pero también pequeñas joyas como Doubt), a veces pareciera ser un ensayo académico dramatizado. Tal vez exagero, y es cierto que muchas conversaciones en la película son atrapantes, pero sepa que si llega a la sala con otra cosa que no sea paciencia y mucha curiosidad intelectual va a recibir una bofetada de tres horas y cuarto.

Comentarios