DEstacadoSpectre

Título original: Spectre
Director: Sam Mendes
Duración: 148 mins.
Estreno en Colombia: Noviembre 2015

S
pectre es la cuarta película en la que Daniel Craig hace el papel de James Bond, y es en la que aparentemente se conectan todas las pistas que habían quedado de las películas anteriores y se cierra el ciclo para que otro actor tome el relevo de la franquicia Bond. O al menos eso parece: resulta que todos los villanos que le estaban haciendo la vida imposible a Bond-Craig, que mataron a su querida jefa M, y que buscaban tomarse el control mundial, pertenecen a una súper-organización del mal, llamada Spectre. Spectre es tan poderosa, y ha extendido tanto sus tentáculos, que incluso tiene influencia sobre las organizaciones de seguridad del mundo y amenaza con acabar el programa 00, donde están los espías de élite ‘con licencia para matar’ en el que Bond es el 007. El villano de la película, detrás de toda la situación, es Ernst Stavro Blofeld, el máximo jefe de Spectre, interpretado por Christoph Waltz. Para los que no les suene el nombre, Blofeld ha sido un villano recurrente en las películas de Bond, y desde los años sesenta ha aparecido en varias películas. De hecho, ¿se acuerdan de Austin Powers? El doctor malito está basado en la versión más conocida de Blofeld: calvo, con una cicatriz en el ojo y con un gato persa como mascota. El Blofeld de Spectre es un poco diferente, pero aún conserva los aires de los anteriores Blofelds; hasta nos muestran cómo fue que se hizo la cicatriz del ojo.

Spectre combina la espectacularidad cinematográfica a la que cada vez estamos más acostumbrados (explosiones y balas generadas por computador) con la estructura de las películas de Bond a las que estamos ya acostumbradísimos; llamémoslos clichés o tradición, el caso es que ahí están todos completicos. Entonces tenemos clásicos de todos los tiempos como la escena en la que Bond se presenta como ‘Bond, James Bond’, en la que pide un Martini ‘agitado, pero no revuelto’, en la que se levanta una supermodelo y ella le da toda la información que necesitaba, en la que corre con un traje de paño hecho a la medida como si tuviera una sudadera, en la que hay una persecución automovilística en un pueblo de Marruecos donde no hay gente, en la que hay una bomba con luz led que convenientemente le avisa al héroe la cuenta regresiva para la explosión, o en la que el villano explica diplomáticamente todo su plan malévolo y dilata el tiempo los suficiente como para que, precisamente, el plan le salga mal. Todo eso acompañado de enemigos con pésima puntería y toda suerte de coincidencias que hacen que James Bond no se muera por más en la mala que esté; eso sí, con chistes ingeniosos en medio de la balacera que le dan un aire muy simpático a las escenas densas y las relajan. La línea entre el disfrute y la incredulidad se cruza varias veces en Spectre, que a veces es muy entretenida y a veces es tan ridícula que cansa, tanto que hasta el propio Daniel Craig dijo que estaba mamado de ser James Bond.

Blofeld, a pesar de que es un villano clásico, tiene un papel en la historia que solo consiste en ser la cara del mal
Igual si uno se cansa en la película puede dormir cinco minuticos, despertarse y volver a la acción sin perderse mucho, sin que haya cosas que uno no pueda suponer. Blofeld, a pesar de que es un villano clásico, tiene un papel en la historia que solo consiste en ser la cara del mal, la cáscara de personaje ruin e inteligente que lo sabe todo y que ha planeado hasta el último detalle de lo que sucede, el móvil de todo lo malo que pasa. Como es una cáscara, no tiene una personalidad más compleja que la que le impone el guión, y simplemente está puesto ahí para que Bond tenga una misión y para que nosotros pensemos que con su derrota se acaba todo el problema. A pesar de los esfuerzos que hacen por darle relevancia, mejor el Doctor Malito que el Blofeld de Spectre.

Spectre

6

Calificación

6.0/10

Por qué Sí

  • Porque es entretenida, y a veces viene bien un poco de esa sofisticación simplista en la que el villano y el héroe discuten el destino del mundo en una mansión con una copa de champaña, destilando estilo pero poca reflexión.

Por qué No

  • Porque toda la película es un cliché, completamente predecible, la repetición cada vez más exagerada de los mismos recursos de siempre.

Comentarios