Los-juegos-del-hambre-Sinsajo-Parte-1

Título: Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1
Director: Francis Lawrence
Año: 2014
Estreno en Colombia: noviembre 2014

Hace dos años leí el primer libro de la trilogía “Los juegos del hambre”. Fue toda una aventura porque en mí resplandecieron tintes adolescentes. Me convertí en una adicta a la saga que es lo que pasa con muchas de las personas que escuchan sobre esta historia: o la odian o la aman. Conocer a Katniss Everdeen: símbolo de fuerza, sensibilidad y rebeldía es para muchos un motivo para ser un loco fanático. Después me vi la segunda película “Los juegos del hambre: En llamas” que me desilusionó. Así llegué aquí, después de ver la tercera película llamada “Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1” (fui a verla por lealtad a Katniss). Ahora me persigue un enigma. No dejo de preguntarme ¿“Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1” es una película de terror?

En la trilogía Katniss es una adolescente que personifica el triunfo ante la opresión, el fuego que se aviva ante más fuego, y el canto. No podemos ignorar lo que pasa entre el título y el subtítulo. Según mis investigaciones, el sinsajo existe en la novela (no en la vida real) como un pájaro negro, pequeño, híbrido, nacido por accidente, capaz de hacer resonar los sonidos humanos, sus silbidos se extienden a través de los bosques y sirven como forma de comunicación. El sinsajo es el símbolo adoptado por Katniss para pelear y en esta película eso se hace más evidente.

Katniss se ve sumergida en una fuerte depresión, después de haber sobrevivido al último ataque y de despertar en un lugar que no conoce. A medida que pasa el tiempo se vuelve testigo de cómo sus ideas y acciones han calado en los demás, y eso le ayuda a continuar los contraataques. El estilo evoca un ambiente triste: verde militar, colores grises pálidos, humo, marchas en masa como en la película Metrópolis, bombardeos, montañas de cadáveres, niebla, ruinas, escasez de comida, armas, oscuridad y pocos niños. Todos estos elementos del miedo son consecuencia de los secretos que se guardan bajo tierra y del espíritu sensible de Katniss: el Sinsajo. Pero esos símbolos de terror no son suficientes para el director de la película, además está la idea cercana a muchos adolescentes hoy en día sobre el suicidio que se clava en la película en forma de canción.

-De la película Metrópolis, Fritz Lang (1927)

“Los juegos del hambre 3: Sinsajo parte 1” en realidad dura más de lo debería, se nota que quieren alargar la historia. Pero si uno se mete en el cuento, la narración tiene el poder de espantar sin necesidad de mostrar muñecos o esqueletos que hablan. Lo que pasa en la tercera película de la trilogía es un punto de giro que se venía prediciendo pero que toma fuerza al hacerlo evidente. La frase que el presidente Snow dijo en la segunda película retumba “Es lo que más amamos lo que nos destruye” insinúa un final macabro hecho de poesía imperceptible para algunos pero perturbador para otros. La canción que hace parte de la banda sonora “The hanging tree” es una buena prueba para contar lo que pasa en la película sin sabotearla. El toque de gracia encriptado en esta canción muestra bien la contrariedad de ser adolescente: seguir viviendo.

“El árbol para colgarse” debe su título a la película de vaqueros estrenada en 1959 llamada igual. La diferencia del mensaje que deja la canción vieja comparada con la nueva versión es abismal. Sobre todo en cuanto al final. La canción cantada por Katniss hace una cita en un árbol. La cantante pregunta una y otra vez: ¿vas a ir? ¿vas a ir? ¿vas a ir? ¿vas a ir al árbol? Cuenta que en ese árbol mataron a unos hombres. La canción invita a lidiar con esos asesinatos poniéndose una soga en el cuello y colgándose juntos en un árbol a media noche.

La idea suena tétrica. Morir ahorcado de por sí es una idea macabra ¿añadirle a eso un suicidio en masa? Es retorcido. Y si detallamos la idea, vemos cómo una cosa lleva a la otra. Katniss es una adolescente inocente que se deja llevar por su instinto, fuerte en su convicción, salvaje como el fuego, sensible como el sinsajo, la esperanza de todos se vuelve un arma de doble filo. Su actitud revoltosa causa masacres y montañas de cadáveres. Su persistencia reta la imaginación de los malos a hacer cosas que nadie se podría imaginar. Cosas que enfatizan el terror.

“Los juegos del hambre 3: Sinsajo parte 1” es una película hecha para los fanáticos de la trilogía completa. El terror que se podría sentir es sin duda la consecuencia de las películas anteriores, de un vínculo entre el público y sus personajes. Es posible que para el que no se ha visto ni la primera y ni la segunda parte, esta tercera película no tenga sentido y no se asuste.

Comentarios