rio 2

Dirección: Carlos Saldanha
Estudios: Blue Sky
Estreno en Colombia: Abril 2014

Las películas hechas en animación generada por computador tienen todo a su ventaja para crear historias y experiencias memorables y emocionantes. Tanto así que muchos estudios de animación han aprovechado la técnica para crear escenarios, paisajes, encuadres, tomas y personajes impresionantes y conmovedores, que serían imposibles de recrear con otras técnicas cinematográficas que se valen solo de la cámara y del registro de la realidad.

Sobre las películas infantiles en animación me atrevería a decir que son nuestras fábulas contemporáneas, enmarcan valores humanos en objetos o animales (juguetes, carros, animales prehistóricos, de zoológico, etc.), y además tienen una intención moralizante (lo importante de la amistad, el trabajo en equipo, la justicia,  el sacrificio por los demás, el cuidado por la naturaleza, etc.). Es innegable la efectividad emocional que tiene ver cualidades de personas cubiertas de plumas, pelos y ojos grandes y tiernos, solo imagínense si llovieran todas las lágrimas que ha desatado la canción Yo soy tu amigo fiel de las películas de Toy Story. Sería el diluvio universal.

Pues bien, después de dejar claro mi respeto por las películas infantiles en animación, es hora de reseñar Rio 2, la secuela de la historia del pájaro Blu y sus aventuras. Al parecer, todo el potencial que reconozco en este tipo de películas se presenta en exceso en Rio 2 y se torna en su contra, especialmente porque existen demasiados personajes interesantes y problemas por resolver, pero ninguno se soluciona con suficiencia.

En esta secuela, Perla, Blu y sus hijos deciden viajar al amazonas brasilero para entender la vida salvaje, una vida a la que Blu no está acostumbrado ni disfruta mucho, pero que intenta asimilar con tal de mantener a su familia contenta y unida. Ahí está la moraleja principal. Durante ese viaje por las costumbres amazónicas, la familia de Blu se tropieza con una gran cantidad de personajes con intereses propios y complicados asuntos por resolver. Cada diez minutos en la película aparece un nuevo grupo de personajes que busca hacerle la vida imposible a los anteriores, hasta que tenemos una cantidad de problemas inabarcable y la sensación de que fue una película frenética que se solucionó al último minuto.

Todas las situaciones que se presentan son interesantes, pero, en vez de resolverse con contundencia, se convierten en una acumulación de chistes que le restan emoción a la película. Todo es muy anecdótico y por el exceso de personajes, eso sí muy bien construidos, la narración pierde continuidad; con la pérdida de continuidad se pierde inmersión en la historia, y sin inmersión el mensaje y la moraleja llegan diluidos, no convencen. Cada uno de los problemas que se plantean en la película bien podría haberse desarrollado con más calma y seguramente con solo una de las situaciones habría bastado. Con la información que contiene Rio 2 perfectamente se podría hacer Rio 3, Rio 4 y hasta Rio 5. Aunque, hay que decirlo, Blu no es tan carismático como Buzz Lightyear o Woody y sería dudoso su éxito en tantas secuelas.

Aún así, no se puede decir que Rio 2 es una mala película, pues como sea cumple con su cometido. Tiene colores brillantes, animaciones expresivas, situaciones graciosas, escenas de acción, música samba y coreografías y sería injusto decir que todo eso no es divertido. Rio 2 es divertida, no tan buena como Rio pero lo logra. Normalmente las personas no van a verle los puntos flacos a este tipo de películas, sino a entretenerse por un momento, a reírse, a conmoverse, a emocionarse; si eso es lo que busca, vea Rio 2 que no tiene pierde. Aunque lo que acabo de decir no significa que uno tenga que conformarse con películas mediocres solo por que son divertidas y efectistas, aquí en el parcero ya se ha dicho que infantil no necesariamente quiere decir ingenuo.

A la salida del cine me quedó una sensación agridulce, y salada por el maíz pira: Rio 2 está bien, pero pudo ser mucho mejor, pudo compenetrarse más con el espectador en vez de perderse en la parafernalia y las posibilidades tentadoras de la animación y de la creación de personajes.

Por último me gustaría hacer un comentario: no vale mucho la pena verla en 3D, no está tan bien logrado ni hace parte fundamental de la película, es igual de entretenida en dos dimensiones. Para más información sobre cine en 3D les recomendamos este artículo.

Por qué Sí Rio 2: Porque tiene situaciones graciosas, buenos personajes y la animación es bonita. Es entretenida, especialmente si usted, querido lector, tiene diez años y está desparchado un domingo.

 Por qué No Rio 2: Porque es frenética y presenta demasiadas situaciones en poco tiempo que se resuelven mal.

Comentarios