Polvo de estrellas destacada

Título original: Maps to the stars
Director: David Cronenberg
Año: 2014
Duración: 111 min.
Estreno en Colombia: marzo 2015

El conocido director de Hollywood describe su mundo. David Cronenberg —uno de los directores más controversiales por sus narrativas de ficción— nos trae a la pantalla grande una retadora narración que retrata el Starsystem —el sistema interno de estrellas en Hollywood— a través de cuatro historias.

La primera historia gira alrededor de Havanna (Julianne Moore), una actriz de Hollywood, ya vieja comparada con el rango normal de edades jóvenes en ese mundo. Están planeando hacer la película sobre su madre (estrella de Hollywood en años anteriores) quien murió trágicamente en un incendio. Havanna sueña con hacer el papel de su madre.

La segunda historia trata sobre la reciente llegada a Hollywood de Agatha (Mia Wasikowska): joven de guantes negros, misteriosa, desconocida, adinerada y nunca deja ver sus piernas. Ella llegó a la ciudad para trabajar su historia con una guionista quien retrata a una joven que se quemó en un incendio. Agatha sueña con hacer guiones y películas.

La tercera historia nos cuenta que Benjie Weiss es un adolescente reconocido en Hollywood. Su descortesía lo hace ver como un niño-adulto con mucha actitud y poder. Él está en pleno éxito, negociando su próxima película. Su madre administra su vida empresarial y su papá es un sicólogo-masajeador tan adulto como él.

La última historia es sobre Jerome, un joven apuesto (Robert Pattinson, el de Crepúsculo) chofer de limosina que se dedica a transportar a los más importantes de Hollywood, tiene papeles de extra en algunas películas pero quiere ser guionista.

Hay un misticismo que rodea sus vidas. El gran misterio dentro de sí mismos: ver cómo, por azar, sus historias dependen de algo más allá, una fuerza más grande que ellos, que es lo que les quita poder. Todos tienen en común que quieren ser poderosos en Hollywood pero no pueden, la diferencia es de linaje familiar y de capacidad de dinero. Todos, en su “obsesión por ser estrellas Hollywood” son un eterno fracaso. Fracaso a lo Cronenberg, claro, porque para muchos tener una mansión, un Mustang y piscina propia es un rotundo éxito. Cronenberg es capaz de ver la contradicción en el comportamiento de las personas, y lo irónico que es tener dinero pero estar destinado a la humillación. Para que veamos que como humanos no tenemos poder de decisión (actuamos como si lo tuviéramos a través de pequeños poderes que ejercemos sobre otros, pero el destino siempre nos sobrepasa).

Conocemos a los personajes desde su cotidianidad: haciendo compras, tomando café, almorzando, leyendo, viendo películas, tomando malteada, cagando en el baño, y así logramos descubrir su locura. Havanna, por ejemplo, está estreñida y toma antidepresivos. Agatha es una tímida adolescente que tiene miedo de mostrar sus cicatrices (por eso no muestra sus piernas). Benjie deja ver su niñez repitiendo los chistes que hace su padre. Y Jerome usa su limosina para caerle a todas. Polvo de estrellas presenta estas historias secuencialmente, y —comparado con otras películas de Cronenberg— esta tiene mucho sentido cronológico.  Los elementos inesperados aparecen tanto para los personajes de la película como para el espectador (es así como Cronenberg brilla como creador). Y eso es clave para que a uno le guste la historia de la película o le cause una desagradable confusión. A veces aparecen fantasmas que hacen enloquecer a los personajes, que agitan sus motivaciones y logran que tomen decisiones desesperadas. Otras veces hay encuentros emocionales que llegan a tal punto de violencia que parece una comedia negra.

En esta película Cronenberg le saca jugo a lo que parece muy paila sin caer en falsos moralismos, sino haciendo ver la impotencia de ser humano. Destapando lo fácil que es caer en traumas del pasado, lo fácil que es alucinar por un sentimiento de culpa. En otras películas como Naked Lunch (ver escena —contenido impactante—) o Videodrome (ver tráiler), los personajes no pueden escapar de lo que les pasa (todo el tiempo los persiguen criaturas o los objetos tienen vida propia). En cambio, en Polvo de estrellas los personajes podrían escapar de lo que les pasa, pero están encerrados en el mundo hollywoodense al que son adictos que hace que se transformen sin querer queriendo dentro de un círculo vicioso. Es una poética tragedia que da vida a seres capaces de actuar ante el presente (con sus egos violentos) pero incapaces de ver la realidad, descentrados de sí mismos, hechos de angustias eternas y carácteres volátiles. Todos viven encerrados en sus mansiones, conduciendo sus carros, vistiendo millonarios trajes, asistiendo a lujosos bares, follando con el indicado para hacer alguna película o metiéndose drogas como factor de diversión. Cronenberg recrea un Hollywood de personas influyentes —todos díscolos—, de personalidades resbaladizas, con una enfermiza pasión por el dinero y las apariencias. Ninguno puede ser estrella, tan solo polvo de estrella.

Polvo de estrellas

9

Calificación

9.0/10

Por qué Sí

  • Para los que gusten de las sorpresas narrativas que involucran fantasmas, embrujos y otros misterios esta película puede llegar a ser gran inspiración.

Por qué No

  • Para los seguidores del sinsentido Cronenberg esta película puede desilusionar por su equilibrio lógico. También puede disgustar a los que sean bien estrictos con las lógicas, con las causas/efectos porque no es tan lógica tampoco.

Comentarios