Metástasis póster

Esta semana se estrenó en Fox Life la primera adaptación foránea de la exitosa serie norteamericana Breaking Bad. La serie original cuenta la historia de la transformación del profesor de bachillerato Walter White, enfermo terminal de cáncer, en un pérfido y calculador narcotraficante en los confines sureños de los Estados Unidos. En su primer episodio, Metástasis, la adaptación colombiana, traduce casi puntualmente a su original pero con algunas salvedades.

Aquí el tráiler de la adaptación colombiana:

Ver la adaptación de una obra artística genera ansiedad sobre su calidad. El espectador se enfrenta a un riesgo. Se comparan ambas y se señalan como errores o defectos los calcos o los puntos en los que la adaptación se queda corta con respecto a su original. Pronunciamos con condescendencia la traducción de los nombres de los personajes de la obra raíz y nos reimos de la candidez del adaptador que, pensamos, solo copió, tradujo y pegó. Así Walter Blanco, Cielo Blanco y José Miguel Rosas, los personajes de Metástasis, apenas dirán en español bogotano lo que Walter White, Skyler White y Jesse Pinkman expresaron con patetismo en una vibrante y compleja ciudad gringa.

Si bien en los primeros momentos de Metástasis parece que todo fuera una copia y no más, a medida que avanza se ven los primeros chapoteos que hacen de esta serie (por lo menos hasta el momento) una adaptación inteligente y bien llevada. Bastó con que los libretistas colaran el comentario del cuñado de Walter, en el que dice, refiriéndose al desmantelamiento de un laboratorio de metanfetaminas, “acá todo lo copiamos de los gringos”, para que Metástasis se subiera sobre nuestras expectativas al decirse a sí misma, con ironía, que es una copia de los gringos. En efecto, los límites entre la adaptación y la parodia son finos y conscientes de ello, los escritores de Metástasis les sacan provecho.

No vale simplemente decir que sea una adaptación, hay que añadirle su gentilicio, porque en este caso, que Colombia sea el escenario de esta serie marca una diferencia. Las dinámicas del narcotráfico que presenta la serie raíz son las del enfrentamiento entre una “élite” (de un individuo) científica, blanca y nacional y unos medios de producción y distribución mestizos, con uno y otro pie en cada mitad del hemisferio. En el primer episodio de Metástasis se nos da la impresión de que Walter Blanco, otrora un brillante científico, va a revertir la dinámica del original, logrando un producto superior a lo que los gringos podrían fabricar. La ciudad de Albuquerque en la frontera de los Estados Unidos se traduce, en Metástasis, en Bogotá, la capital de la frontera.

Metástasis no es un mera copia de Breaking Bad. Sus escritores les dieron vida a unos personajes verosímiles y bien trabajados. La actuación de Diego Trujillo traduce muy bien el temible espectro de emociones de Bryan Cranston (quien protagoniza la versión original) y Constanza Camelo promete una muy buena Marie, la esposa de Hank (el cuñado de Walter). Cielo (la esposa), aquí o allá será siempre un fastidio. Para los puristas, Metástasis podrá ser una deshonra del genio de Vince Gilligan, el creador original; verán allí con sorna y antipatía una “colombianada más”. No habrán notado que contar historias es repetirlas mas no replicarlas.

Y sin embargo, habrá que ver cómo evoluciona Metástasis, qué caminos escogerá recorrer igual y qué caminos recorrer diferente que su antecesora, y cómo los desempeñarán sus personajes, para determinar si en nuestra pantalla chica resulta siendo un tumor benigno o un cáncer maligno.

Comentarios