Magic-In-The-Moonlight-Movie-Poster-5

Título original: Magic in the moonlight
Director: Woody Allen
Año: 2014
Duración: 97 min
Estreno en Colombia: Diciembre de 2014

De la última película de Woody Allen se ha dicho de todo. Se ha reseñado en varios portales y sus calificaciones varían desde «pésima» hasta «buena». Eso sí, ninguno la califica de «excelente». La película lleva por título Magia a la luz de la luna  (en inglés, Magic in the moonlight). Es un título cursi, como los de Allen, y anuncia una comedia romántica, como es costumbre. La película trata de la historia de Sophie, una médium que adivina el futuro a una familia rica y que promote contactar a la señora de la casa con su esposo muerto. Un mago es contratado por algunos familiares escépticos para analizar los movimiemtos de Sophie y descubrir los trucos que disfrazan su supuesta farza. En un principio, el hombre parece no hallar ilusiones creadas en el arte de la médium, así que acude a Stanley, el ilusionista más famoso en la Europa de los años 20. Así,Sophie (Emma Stone) y Stanley (Colin Firth) terminan enredados en un juego de atrapadas y en un romance que se anuncia desde las primeras escenas.

Este es un filme sobre el engaño. Siguiendo esta temática, los personajes en la película forman dos bandos: uno que cree en lo relacionado con el más allá y el espiritsmo y otro que parece muy racional y científico. Cada uno de los personajes de la película toma una posición y la abandera. Sus estilos de vida concuerdan a la perfección con sus creencias. Stanley, el protagonista, es el único que duda: comienza a pensar que efectivamente hay un más allá tras estar en contacto con Sophie. Así las cosas, la pregunta relevante que se hace la película es: ¿en qué creemos?, y, ¿aquello en lo que creemos nos hace felices? Si bien la película toma partido por el bando de lo racional, también concientiza al espectador de que ambas visiones de mundo son fundamentalmente creencias, y por tanto, construcciones de una verdad. Una conclusión a la que se podría llegar, entonces, es a que la felicidad no se esconde detrás de una verdad, sino siempre detrás de un engaño, detrás de aquello en lo que cada quien decide creer.

Ahora bien, aunque parece un tema interesante, la película de Allen se queda a medias. El argumento está bien estructurado pero es simplista y sale del problema a la ligera: de un momento a otro Stanley comienza a creer en la magia que hace Sophie y su vida se hace verdaremente más feliz sin más. Igualmente, el director no explota la temática como se podría y más bien se ocupa de ella superficialmente, con una relación obvia entre Sophie y Stanley y sin darle profundidad a los personajes que abanderan cada una de las posturas frente a la vida que plantea la película. Se pierde rápidamente esta interesante pregunta que en algún punto el espectador se plantea y más bien convierte a la película en una de esas que está bien para un viernes por la tarde con palomitas y una cobija. En otras palabras, no es una película memorable. Lo más seguro es que en un par de años el espectador olvide que ha ido a verla. Quizá después de Blue Jazmine todos esperabamos más del director.

Por qué sí Magic in the Moonlight: porque al menos, a regañadientes, plantea una pregunta interesante al espectador, lo hace cuestionarse por momentos y porque, como en todas las películas de Allen, seguramente uno se ríe.

Por qué no Magic in the Moonlight: porque a pesar de tratar un tema muy interesante, su desarrollo es mediocre y sus personajes carecen de profundidad, lo que desemboca en una película ligera y no memorable.

Comentarios