La famille bélier

Título: La familia Bélier
Director: Éric Larticau
Año: 2014
Duración: 105 min.
Estreno en Colombia: Enero 2015

A muchos nos gusta cantar. Lo hacemos en el bus, con los audífonos puestos, lavando platos, o caminando solos por ahí. Es un ejercicio esporádico, una forma de sentir alegría. El canto tiene muchos poderes, sin mencionar que la música es vida. El grito es un fenómeno liberador que llena un espacio, que tiene presencia y es capaz de conmover a un público. De esto se llena la trama de la película La familia Bélier, de canciones y de amor. Sí, por muy cursi que suene, es una película alegre, tierna, divertida, y muy chistosa. Se le recomienda a El Parcero, que ama lo cotidiano, que vaya a vérsela.

Esta película es protagonizada por una muy talentosa y joven cantante y actriz llamada Louane Emera —una chica de 18 años que concursó en un programa de radio donde eligen las mejores voces de Francia para grabar un disco, y aunque quedó semifinalista fue gracias a ese concurso que Éric Larticau, el director de esta película, la conoció y le dio el papel principal— el papel de Paula, una chica tierna y rebelde al mismo tiempo. Su mamá Gigi —interpretada por Karin Viard quien actuó en Delicatessen (1991) dirigida por el siempre cursi Jean-Pierre Jeunet, el director de Amélie (2002)— es brava, se preocupa por todo, es regañona, alérgica, trabajadora, protectora y al fin de cuentas elocuente, sonriente y amorosa. Su papá Rodolphe —actuado por François Damiens, un comediante conocido por actuar en cámaras escondidas con chistes bien pesados— es impulsivo, callado, distraído, pero cuando le da el delirio de paternidad es tierno, comprensivo, muy buen amigo, chistoso y observador. Y su hermano Quentin —actor debutante en el mundo del cine—, el menor de la familia, que pareciera que no estuviera presente, y cuando lo está es un sapo, se la pasa aburrido montando bicicleta o viendo su smartphone, aunque con todo y eso también es divertido. En la mitad de ellos está Paula quien conoce a Fabien Thomasson —actuado por Éric Elmosino, protagonista de un musical francés muy exitoso llamado Gainsbourg, vie heróïque (2010)—, un profesor que aprecia mucho la voz de Paula y le ayuda a prepararse para ser una cantante profesional.

El conflicto de la película es que Paula debe tomar decisiones y enfrentar a su familia para seguir su camino. El detalle que falta contar es uno que marca a la película. Hasta ahora lo he omitido por dos razones. La primera es porque no hace falta saberlo para sentirse identificado con los Bélier y entenderlos. Todos tenemos mamá y papá y hemos tenido que tomar decisiones así vayan en contra de ellos. La segunda razón es llamar especial atención sobre lo irónica que es la vida. Lo que pasa es que el papá, la mamá y el hermano de Paula son sordomudos. Y si esto cae como balde de agua fría, imagínese que a Gigi, Rodolphe y Quentin les toca arreglárselas sin Paula porque ella se tiene que ir a París a cantar. Paula es una medio muy importante para que ellos entiendan al mundo y puedan ser entendidos, y ahora ella se despide. Qué ironía, qué contrariedad. Y esto es lo que, querido parcero, lo va a hacer totiarse de la risa y después escurrir moco, por más de que lo evite.

La familia Bélier logra hacer una comedia a partir de situaciones que para muchos podrían ser tragedias. La narración de la película logra ir por el camino del amor, el que todo lo puede y todo lo vence. “La familia Bélier” es un película cómica, que no ve la incapacidad de los Bélier como una desventaja sino que aprovecha técnicas visuales y sonoras para mostrar que el amor siempre va más allá, que su poder sobrepasa las limitaciones del cuerpo.

Ojalá esta película durara mucho tiempo en cartelera. Se puede decir que a la gente que canta en la ducha o montando en bicicleta la va a conmover mucho. Podemos confirmar que es un muy buen plan para comenzar el año. Es una historia entretenida porque lo envuelve a uno en el mundo de Paula. Entre sus dudas, sus miedos y su timidez. Uno se deja llevar para verla surgir, para ver cómo se refugia en su familia y luego se despide de ella. Para muchos puede ser malo ver una película de moralejas, pero qué es la vida sino una lista infinita de teorías, de dichos y refranes, adivinanzas y misterios, puños, cachetadas y patadas en el culo, de moralejas y cosas por aprender y sobretodo ¿qué es la vida sin familia y sin amor?

 Por qué Sí La familia Bélier: porque es una comedia con chistes acertados, honestos y de la vida real. Porque usa los recursos audiovisuales para envolver al público en la historia, para hacer que el público entienda mejor lo que pasa en la narración.

 Por qué No La familia Bélier: porque no para todos es grato reflexionar sobre la vida, sobre la familia, la amistad, o el canto. Porque las películas moralejudas son una mamera y pueden llegar a ser empalagosas. Además son cursis y se aprovechan de que uno es humano para hacerlo chillar mucho.

Comentarios