La Etnnia Rock al parque
-Montaje basado en una foto de Giorgio Londoño

Cuando se anunció que el legendario grupo de rap colombiano La Etnnia forma parte de la programación de Rock Al Parque 2014, un grupo de rockeros puristas se jalaron las mechas y armaron un escándalo. Mediante una dudosa petición virtual al IDARTES, bajo el argumento de que La Etnnia está “100 por ciento fuera del género y no representa la ideología ni el contexto musical del rock”, además de una lluvia de ataques en la redes sociales,  intentaron sacar al grupo de la edición de Rock Al Parque de este año. “¡Se nos va a llenar de ñeros!”, “¡Para eso ya tienen su ñero al parque!” dijeron, entre otros comentarios punzantes y rabiosos. Y después de tanto ruido, esos puristas no se dieron mañas para explicar en qué consistiría la supuesta ideología del rock, pero sí lograron afectar las decisiones de la organización del evento, causando que se programara a La Etnnia para el lunes 18 a las once de la mañana, el horario con la peor afluencia de público en el evento. Una falta de respeto para el abuelo del rap colombiano, que ha influenciado, para bien o para mal, buena parte de la música urbana contemporánea en Colombia. Aunque vienen del barrio, La Etnnia no es cualquier grupo de barrio.

Aquí no vale la pena entrar en la pelea de qué es o qué no es el rock, ni en esos problemas de categorías tan poco productivos. Parcero o parcera, si le interesa la música por lo que nos aporta a los seres humanos más que por esos problemas de géneros, y si normalmente no escucharía grupos de rap como La Etnnia, aquí les presentamos algunas ideas de por qué vale la pena o no ir a verlos a las once de la mañana.

La calle y su corona que al débil no perdona

 En su veintitantos años de carrera artística, La Etnnia se ha formado un estilo concreto, que ha servido para formar las bases de la manera tan particular como se hace rap en nuestro país. El estilo callejero, es decir, el que trata a la calle como una entidad mítica, que causa las desgracias y las dichas de las personas, ha sido especialmente eficaz para lo que se proponen los integrantes del grupo: contar historias, y ha sido seguido por montones de grupos después de ellos. Bajo la mirada y la influencia de la diosa Calle desfilan los personajes que, de acuerdo con La Etnnia, tienen que vivir la ‘insensible realidad en la cruenta ciudad’: el raponero, el atracador, el mafioso, la prostituta, el vagabundo, el vago, el drogadicto. Esos personajes, hijos de la calle, tienen que pasar por todo tipo de sufrimientos y pruebas para desarrollar la malicia indígena necesaria para sobrevivir en ese mundo ficcional que los raperos llaman lo ‘real’, en el que todo gira alrededor de la delincuencia y no de los sentimientos, la estética, o la rebeldía adolescente, como lo harían otros estilos musicales. Eso de lo ‘real’ es una manera compleja de ver el mundo, una manera ñera pero con muchos entramados y capas, y qué mejor que escuchar rap para acercarse. Nunca sobra saber cómo los demás ven el mundo. Así que decir que La Etnnia es ñero no es tan equivocado, lo equivocado está en pensar que no puede salir algo interesante de ahí.

Como ejemplo de ese estilo callejero les presentamos precisamente la canción Real, un comprimido con la descripción de las vidas de personajes que le causan tanto daño a la sociedad como la sociedad a ellos:

Y hasta ahí vamos bien, La Etnnia logra explicar en pocos minutos la vida idealizada y a la vez sufrida de los ñeros, y le rinde los tributos a la señora Calle de la manera que solo el rap lo puede hacer. Ese es el trabajo de veinte años, que empezó con su primer disco El ataque del metano, el que van a recordar en Rock Al Parque, y que ha formado la columna vertebral de la mayoría del rap colombiano, extraído de la pobreza y de la miseria. Pero si cambiamos la atención y nos fijamos en el sonsonete que deja la música de la Etnnia en el oído, podemos darnos cuenta de un dejo de facilismo o falta de creatividad en la manera como hacen las letras. Un problema de La Etnnia es que no son muy hábiles con los juegos de palabras y se contentan muchas veces con hacer montones de rimas que terminan en «ción» o en «ando». Las líricas son bien explícitas, como dirían ellos. Y aunque no hay prohibición a esa aproximación, genera consternación que les guste tanto el «ción» cuando hay mucha mas opción pa’ cantar una canción. Aunque de vez en cuando se sacan una buena rima, una frase que suena bonita por la manera como organizan la sonoridad de las palabras, esa no es la regla general en el estilo de La Etnnia. En la siguiente canción, Malvado instinto, nos encontramos con uno de los peores ejemplos de rima, con algunos agravantes: la falta de vocalización y unas partes en las que solo dicen ‘co-cómo cómo cómo fue que’, como si estuvieran llenando espacio de la música con palabras azarosas, al mejor estilo del ras tas tas full HD.

Así que, para ser francos, si buscan buenas rimas y frases ingeniosas, mejor escuchen rap español o algún estilo de rap colombiano menos callejero, como el grupo Petit Fellas, en donde la preocupación no es contribuir a esa gran narración de lo ‘real’ sino hablar de la fiesta y el amor, donde precisamente hay que bajar la guardia y apagar el chip de la malicia indígena. Si, por el contrario, quieren ir a imaginar, a conocer puntos de vista, a confirmar que la ciudad y la vida cotidiana se ve de distintos colores dependiendo de los ojos con los que se la mire, vayan a ver a La Etnnia a Rock Al Parque a las once de la mañana; véanlos como artistas, como actores, como personas que van a hacer una puesta en escena, a forzar la voz con rudeza, a hablar como ñeros, a contar la historia de los atracadores y las putas, a escupirle en la cara qué es lo ‘real’. Usted no comerá cuento y reafirmará qué es lo real en su propia vida, para eso sirve salir de lo común.

La Etnnia es un pedacito de historia de Bogotá y de Colombia, es cultura, así como lo es el rock y otras formas musicales, porque sale de los ánimos y las energías de las personas, de la búsqueda por comunicar. A menos que sea un purista de los géneros, los invitamos a hacer más grande el mundo, a observar con distancia o acercamiento, pero a estar dispuesto a darle una oportunidad a lo que ofrece La Etnnia.

Comentarios