gatomalo_caratula_habiaunavez

Autora: Paula Bossio

Editorial: Gato Malo

Género: Infantil / Libro álbum

Precio: $ 28,000

Muchas veces los libros infantiles pueden medirse por su atractivo para los niños y también  para los grandes. Si un libro le gusta a un niño pero no es entretenido para un adulto, entonces puede haber un problema. Y si le gusta a un adulto pero no a un niño, probablemente haya algo mal. Cuando un libro infantil gusta a grandes y chicos sabemos que encontró una fórmula estética acertada, porque no cayó en el didactismo del que adolece muchas veces la literatura infantil, ni en la exageración ni en el drama que puede apelar a los adultos. El caso de Había una vez, tal vez, de la colombiana Paula Bossio, es afortunado porque encuentra un punto de equilibrio en el que logra capturar el gusto de un rango muy amplio de edades.

Había una vez, tal vez nos deja ver una historia corta sobre Amanda, una chica-animal (no sabemos cuál y no es relevante) que en los días perfectos gusta de patear piedras en el camino y sentarse a esperar. Una de las piedras que Amanda patea es lanzada de vuelta por un león. Así que tras una corta conversación Amanda y León se vuelven amigos muy cercanos, y empiezan a pasar días felices de juegos, atardeceres y melenas, en los que hay lugar para muchas cosas, pero no para la soledad ni para los días aburridamente perfectos. Pero como las relaciones en la vida, la de Amanda y León no dura para siempre, y después del sonido abundante de unos días, llega ineludiblemente el silencio abundante de otros días.

habiaunaveztalvez_dp

Esta es una historia muy bien contada sobre las relaciones (ya sea el amor, la amistad o las dos) y las maneras de lidiar con las ausencias que siguen a la partida de un ser querido. Sorprende gratamente que en un libro tan corto se traten puntual y certeramente emociones como el sopor de la cotidianidad, la emoción de un encuentro, las alegrías y las tristezas con las que las personas se tropiezan en una relación, y el silencio que sigue a una ruptura. ¿Cómo lidiar con ese silencio? ¿Cómo lidiar con la ausencia? Digamos que no hay una forma única de seguir adelante, pero la de Amanda en el libro es realmente bella.

Visualmente el mundo de este libro es silvestre y serpenteante en sus trazos, con árboles, piedras y animales dispuestos en tonos pasteles de rojos y azules que existen en un abundante espacio blanco. Todo el diseño del entorno, los personajes y su interacción es muy cuidadoso y da cuenta de un trabajo riguroso en el que lo visual, y no sólo las palabras, sabe contar la historia. De hecho, la visual es la mejor parte, y cubre ciertas fallas de ritmo narrativo que presenta la parte escrita en las primera páginas.

En suma, Había una vez, tal vez es un libro apetecible, que logra la simpatía de un lector y la identificación con la historia que se nos presenta. Su mayor atributo es la capacidad de contar una narración que dice mucho, en varios niveles y para una variedad de públicos, en muy pocas palabras, imágenes y páginas. La historia nos deja la certeza de que todos hemos estado en la situación de Amanda, y de que todos lo estaremos algún día. Y si no sabemos lidiar con ello, simplemente tendremos que aprender.

En cuanto a la edición, es un libro bien diagramado y dispuesto en términos generales, con una bonita sobrecubierta que la Editorial Gatomalo ha empezado a incluir en sus libros (y que esperamos que lo siga haciendo). Saltan a la vista tres errores de comas (uno en la biografía de la autora y dos dentro de la historia) que son lamentables por ser un libro tan cuidadoso en lo demás, y por tener tan poco texto. Y también decepciona la encuadernación rústica con grapas metálicas a la vista, como de folleto, que no le hace justicia al trabajo de la autora, sobre todo teniendo en cuenta el precio del libro.

Había una vez, tal vez es un libro bello y puntual, de una autora cuyo nombre empieza a sonar con fuerza en el mundo del libro infantil y de quien podemos esperar cosas grandes a futuro; y de una editorial valiente que durante años le ha apostado a la edición exclusiva de libros álbum. Este libro lo compraría para regalárselo a un niño, pero también para regalármelo a mí mismo o a otro adulto.

gatomalo_catalogo

Por qué Sí Había una vez, tal vez: Porque en la caja de chocolates de los libros álbum, éste es el pequeñito que sabemos que resulta siendo delicioso. Porque lo van a disfrutar los pequeños y los grandes. Por sus ilustraciones y por la historia, que sabe tocarnos a todos.

Por qué No Había una vez, tal vez: Por su encuadernación rústica de grapas metálicas que hace que 28 mil pesos sea muy caro, aun cuando el libro es excelente. Y por dos o tres descuidos de puntuación.

Comentarios