Big hero 6

Título original: Big Hero 6
Directores: Chris Williams y Don Hall
Año: 2014
Duración: 108 mins.
Estreno en Colombia: Diciembre 2014

A veces las películas para niños son una excusa para hablar y reflexionar sobre grandes temas con historias aptas para todo público: El rey león es una tragedia shakesperana que trata de la muerte, de la venganza y de la legitimidad del poder; El viaje de Chihiro es una película que muestra de manera brillante el mundo de la imaginación infantil, que es maravilloso y terrorífico al mismo tiempo; Buscando a Nemo es una odisea espeluznante sobre los significados y las formas de la paternidad; y Cómo entrenar a tu dragón es un refrito heroico sobre la búsqueda de la identidad y la aceptación del padre. Por el contrario, hay otras películas animadas que evitan hacer una historia inteligente, y se conforman solamente con mostrarnos personajes gordos y tiernitos y chistes flojos, un ejemplo de esto es Mi villano favorito.

Por fortuna Grandes héroes pertenece al primer grupo, al de las historias entretenidas que tienen una reflexión universal en el trasfondo. Esta película, adaptada por Disney de un cómic de Marvel, tiene lugar en la ciudad de San Fransokyo, un divertido lugar que, adivinaron, es una afortunada mezcla entre San Franciso y Tokio, con las altas colinas y el estilo de vida hip de la west coast estadounidense, y el frenético y populoso mundo tecnológico de la capital japonesa. Este es el entorno ideal para Hiro Hamada, un adolescente genio de la tecnología que desaprovecha su inteligencia superior en peleas de robots clandestinas, mientras que su hermano Tadashi y su grupo de amigos ultra inteligentes y ultra cul lo alientan a ingresar en la universidad. Cuando sucede un giro trágico en la historia, Hiro se ve obligado a aliarse con Baymax, un tierno robot enfermero creado por su hermano, y con sus brillantes amigos para desenmascarar a un poderoso villano que aterroriza las calles de San Fransokyo. Todo esto mientras que Hiro lidia con un reciente sentimiento de pérdida y un deseo desenfrenado de venganza.

Lo brillante de Grandes héroes no es solamente la genial puesta en escena de San Fransokio, ni la pertinencia del personaje de Hiro; ni siquiera es la magistral creación de Baymax, que es la estrella de la película por su ternura súper chistosa. Lo increíblemente inteligente es que Grandes héroes sea una historia entretenida en la que subyace una exitosa demostración del proceso sicológico que ocurre durante una pérdida: de cómo los seres humanos nos aferramos mediante símbolos a los seres queridos que ya se fueron, y del proceso lento, doloroso y natural de finalmente dejarlos ir. Baymax, el esponjoso robot masmelo, es el símbolo que a lo largo de la película nos recuerda la fragilidad de las personas cuando perdemos a alguien cercano. Es tierno, es doloroso y es divertido, y todas estas cosas saben estar presentes al mismo tiempo.

Por lo demás, los personajes que acompañan a Hiro y a Baymax en su viaje son suficientemente simpáticos, los sucesos ocurren en la película con buen ritmo —es corta pero sustanciosa— y la animación es buena. El 3d es bastante decente, la versión doblada al español no es una basura y toda la mezcla japonesa-gringa nos sabe traer una nostalgia linda de la tradicional estética japonesa de robots y colores extravagantes en un occidental escenario familiar.

Grandes héroes tiene los elementos de una divertida película animada, pero sabe llevarlos más allá, para satisfacción de grandes y chicos; de entretenimiento light y de reflexión profunda.

Por qué SÍ Grandes héroes: por la brillante alegoría que arma sobre la pérdida, el duelo y la aceptación. Por Baymax, ese Michelín adorable y divertido. Por San Fransokyo, que es genial. Por el cortometraje que antecede a la película.

Por qué NO Grandes héroes: por la banda sonora, que es nada especial tirando a mala. Porque si definitivamente aborrecen la estética japonesa de robots que pelean no van a estar encantados, o porque si tienen epilepsia todo el frenesí de luces y colores podría hacerles daño.

Comentarios