Destacada el bosco

Título: El Bosco
Autor: Marcel Ruijters
Editorial: Rey Naranjo Editores
Año de publicación: 2016
Precio: 50.000 COP

E
n 1516, hace quinientos años, murió Jheronimus van Aken, conocido en español como El Bosco, un pintor holandés que hoy reconocemos por sus obras religiosas y más que todo por su habilidad para pintar el pecado y la moral católica. Tal vez a algunos les suene familiar la obra ‘El jardín de las delicias’, un tríptico en el que se representan separados el plácido paraíso, la tierra invadida por la lujuria y el infierno repleto de monstruos que torturan y atormentan a las personas. Pues esa obra la hizo El Bosco (la pueden ver en este link) y aunque para nuestros ojos puede parecer una pintura surrealista curiosa, llena de animales fantásticos y personas en poses extrañas, en su tiempo sirvió para asustar a la población y convencerla de huirle al pecado. Una función edificante o terrorista, dependiendo de cómo uno lo quiera ver.

Marcel Ruijters, un comiquero medievalista, nos lo muestra en su novela gráfica y biográfica El Bosco, editada en español por la editorial Rey Naranjo. Ruijters, que ya tiene mucha experiencia publicando obras sobre la edad media —Todos los santos, 1348 y Sine Qua Non, recopila momentos importantes de la vida de El Bosco y nos cuenta la historia del porqué de su fama y su lugar en la historia del arte, pero también de la tradición familiar de pintores de la que provenía; de la vida cotidiana en los pueblos europeos medievales, agobiados por la enfermedad, la miseria y la violencia; de la forma como la religión impregnaba y regulaba todas las acciones y creencias de las personas; y cómo todo eso le sirvió a El Bosco para inspirarse y producir pinturas con bestias horrendas que tocaban música con el ano, diablillos que provocaban errores ortográficos, o seres humanos deformes caídos en desgracia.

Ruijters tiene un estilo muy reconocible y muy bien pensado para el camino que ha seguido como artista: mezcla las estrategias típicas del cómic (las viñetas, los diálogos, el diseño de personajes) con una estética muy parecida a la de los grabados medievales y los libros ‘iluminados’. En este caso iluminado no quiere decir brillante sino dibujado y coloreado a mano, como lo hacían los monjes de clausura que se dedicaban a copiar libros antes de que la imprenta les ganara la carrera (en este link hay varios ejemplos). Se nota que Ruijters tiene una obsesión saludable por el arte de la edad media y eso le ayuda a construir muy juiciosamente las escenas y a crear un ambiente muy rico que sirve para imaginar cómo vivían las personas en ese tiempo. Para las personas que les gusta la historia este es un libro recomendadísimo. Sin embargo, a veces el cómic se siente demasiado apachurrado, lleno de personajes, de extras que caminan por detrás de los protagonistas y abruman la escena. También a veces Ruijters da brincos muy rápidos en la historia y es difícil seguirlo. Especialmente al principio cuesta encontrar los detalles particulares que diferencian a cada personaje; uno se siente como un viajero que acaba de llegar a un pueblo y tiene que hacerse conocer. Por ejemplo, en el libro se hace referencia a El Bosco de formas diferentes: Jeroen, Joen, Jheronimus o Hieronymous Bosch, y eso confunde y hace pensar que se trata de varias personas. O a veces El Bosco sale sin sombrero o sin chaqueta y es difícil reconocerlo porque se parece mucho a sus hermanos. Por supuesto que la gente se cambia de ropa, pero a veces hay que sacrificar esa precisión a favor de la claridad. Sea como sea, si se le da la oportunidad y la concentración, al sumergirse en el libro uno puede imaginarse como uno más de los habitantes de Den Bosch, el pueblo de Jeroen, y puede entender los monstruos de la vida cotidiana.

El Bosco

El Bosco
7

Calificación

7/10

    Por qué Sí

    • - porque es una obra entretenida, que logra acercarnos a la vida cotidiana de la edad media holandesa que fue la inspiración cruenta de las pinturas de El Bosco. Porque se están cumpliendo 500 años de su muerte y es una bonita conmemoración. Por el estilo de Ruijters, que mezcla muy bien el cómic con el homenaje al arte medieval.

    Por qué No

    • - porque parece que el autor a veces se engolosina con la historia y los detalles y olvida la claridad que necesita el lector para acceder a la historia. Porque da muchos brincos en la narración y eso puede ser confuso.

    Comentarios