divergente destacada

Título: Divergente la serie: leal
Director: Robert Schwentke
Duración: 121 mins.
Estreno en Colombia: marzo de 2016

B
ienvenidos a la tercera entrega de Los juegos del ham…”; …The Maze runn…; …The Giv…; ¿Cuál es exactamente la que estamos reseñando? ¡Ah, sí! Bienvenidos a la tercera entrega de Divergente, una saga sobre un mundo posapocalíptico en el que hay unos jóvenes que intentan escapar de un régimen opresivo, y cuya heroína o héroe es diferente de todos los demás y tiene una hormonal historia de amor. ¿Suena familiar? Después de la primera entrega, en la que la protagonista Tris descubre que es una divergente —una persona que no encaja del todo en ninguna de las facciones de su sociedad—, y de la segunda, en la que con ayuda de unos rebeldes derroca el régimen de las facciones y a la tirana que las dirigía, en la tercera entrega Tris deberá lidiar con que el último libro de su saga sea brutalmente dividido en dos películas sin corazón y sedientas de dinero.

Después de los eventos sucedidos en Insurgente, donde nos enteramos de que toda la sociedad de las facciones fue desde el principio un experimento social llevado a cabo desde afuera por una sociedad más avanzada (¡ups! espóiler alert, pero seguro los que no la vieron ya lo veían venir), nos encontramos de nuevo con Tris (Shailine Woodley) y Four (Theo James), quienes después de la caída del régimen de las facciones están asqueados por el sistema de juicios y ejecuciones a lo Revolución francesa que instaura la nueva líder (Naomi Watts), y quieren salir de los muros de Chicago para encontrar a la sociedad avanzada que les dejó un mensaje de esperanza: sólo los divergentes podrán conocer la verdad. Cuando logran escapar de la ciudad junto con su grupito de amigos (el personaje que los traiciona siempre, el que los traicionó una vez y a la que sólo le dan tres líneas por película), Tris y Four se encuentran con un planeta tierra completamente devastado por la radiación de una especie de guerra nuclear. Pero ojo, que cuando la cosa se pone dura los rescata la sociedad avanzada que salieron a buscar, y que resulta que desde siempre los estuvo observando. Resulta que la sociedad avanzada son un grupo de gente no alterada genéticamente que busca retornar a la pureza genética natural de la especie humana, y que por eso crearon el experimento de las facciones. Ahora el líder de esa sociedad quiere encontrar en Tris la cura para todos aquellos dañados por la transformación genética, mientras que en Chicago se avecina una nueva guerra. Tris y Four deberán decidir si quedarse con la sociedad avanzada o volver a Chicago a ayudar a sus amigos, y en medio de la decisión crece entre ellos una desconfianza que podría separar sus caminos.

La historia de amor, que en las dos primeras películas lograba emocionar, en esta entrega se diluye y se vuelve frígida

¿Suena un poco absurdo? Pues lo es. No sólo por el argumento poquísimo desarrollado de la transformación genética que destruyó la humanidad, ni de la sociedad avanzada que creó una ciudad entera de varias generaciones para encontrar un retorno a la pureza genética, sino en general porque en la película todas las razones para los eventos y los giros de la trama están pobremente trabajadas: desde los acontecimientos políticos, pasando por las explicaciones sociales y seudocientíficas, hasta los momentos amorosos. Incluso los chistes no encuentran asidero. A todo le faltan detalles para que la historia resulte mínimamente verosímil, porque no se hace con cuidado en términos cinematográficos, narrativos o de sentido común, sino como chuleando una lista de ingredientes en el supermercado.

Digamos que en el resto de sagas cada una tiene su sabrosura: en Los juegos del hambre están bien trabajados los conflictos amorosos y aceptablemente esbozados los conflictos políticos; en The maze runner está bien desarrollada la incertidumbre del encierro y el límite con el descubrimiento del mundo de afuera; y en The Giver está muy detalladamente dibujada la angustia y el desasosiego de una sociedad distópica que en la alienación de la humanidad busca encontrar perfección. Pero a estas alturas del paseo Divergente perdió el rumbo y se convirtió en una bolsa de basura a la cual echaron sin orden ni sentido todos los ingredientes que irónicamente hacen dinero en la industria cinematográfica de hoy: jóvenes rebeldes desafiando los estándares de una sociedad injusta.

Es difícil ver Divergente Leal, porque aunque vi las dos primeras, me costó seguir la trama y creérmela. La historia de amor, que en las dos primeras películas lograba emocionar, en esta entrega se diluye y se vuelve frígida. Y esa constelación de estrellas que llevaron a la saga para hacerla rutilante (Shailine Woodley, Theo james, Ansel Elgort, Miles Teller, Naomi Watts) pierde brillo gracias a un guión perezoso y a una trama absurda. Además una sospecha: las escenas de acción y de efectos especiales están más pobres esta vez, como si la productora hubiera decidido cortarles presupuesto.

Al final del día, Divergente Leal es una película solamente para los leales a la saga (no creo que sea gratuito ese título). Para todos los demás, puede ser un fardo de piedras inútil para cargar durante dos horas frente a la pantalla.

Divergente Leal

Divergente Leal
5

Calificación

5/10

    Por qué Sí

    • - Porque los entusiastas de la serie Divergente se encontrarán, mal que bien, con sus personajes queridos una vez más. Porque si ya pagó la boleta y está en la sala por lo menos va a tener unos momentos de adormilamiento en medio de jóvenes actores atractivos que no se despeinan ni se les corre el maquillaje y escenas de acción que no tienen sangre ni consecuencias.

    Por qué No

    • - Porque es bien floja. Porque su pudor (el suyo, espectador) no le permite ver a actores respetados hacer un oso público. Si no se vio las dos primeras ni de riesgo vaya a verla. Y si se las vio pero no es un fan de la serie mejor vaya a ver otra película.

    Comentarios