corazón silencioso revista el parcero reseña crítica bille august

Título original: Stille Hjerte
Director: Bille August
Duración: 97 mins
Estreno en Colombia: Mayo de 2016

E
n un sector rural y aislado de Dinamarca, los miembros de una familia se reunen para pasar un fin de semana juntos, van a celebrar por una causa que les produce aflicción. Esther, la madre y abuela, tiene una enfermedad terminal y quiere encontrarse con su familia antes de que le sea practicada la eutanasia. Esa reunión, que tiene como fin pasarla bien, dejarle a Esther tranquilidad y paz, y servir como despedida, se ve atravesada por los miedos y las dudas frente a la muerte, por la historia familiar pasada, por las diferencias entre las hijas de Esther: Sanne y Heidi, y por las palabras y acciones de otros invitados a la reunión.

Esos daneses, tan buenos en crear tensiones familiares, tan buenos en ponerlo a uno incómodo porque los dilemas morales que plantean no tienen solución; este tema no es nuevo para ellos. Pensemos en Celebración, de Thomas Vinterberg, que también trata sobre una familia que se reúne después de mucho tiempo sin verse y sobre la revelación de temas incómodos y fantasmas del pasado. Lo que aparentemente es una reunión tranquila se convierte en un pequeño infierno de trapitos al sol, de tensiones latentes y de decisiones muy difíciles. O pensemos en Melancolía, de Lars Von Trier, sobre una boda que se desmorona por las depresión que invade a la novia. Corazón silencioso sigue esa tradición, a veces parece que la quiere seguir mucho y otras veces que tiene vuelo propio.

Los personajes de Corazón silencioso por momentos parecen caricaturizados: la hija a la que le va bien, la hija problemática, el niño desatento que vive pegado a su ipad, el novio desconsiderado. Tienen un papel tan determinado dentro de la trama que a veces no se sienten creíbles, parecen fichas de ajedrez que tienen movimientos permitidos y que solo están para hacer jugadas y mantener el tablero en movimiento. Sin embargo, algo que hace a la película más compleja de lo que se percibe en apariencia es que también a veces esos personajes se salen del rigor de su papel y terminan dándole la vuelta a su estereotipo. Puede que uno comience odiando a alguien y al final termine dándole la razón, sintiendo empatía por él. Esa es una virtud de la película.

Con la trama sucede algo similar, porque el tema de la eutanasia es un asunto muy delicado y parece que el director y el guionista se cuidaron mucho de controlar las interpretaciones y la forma de tratar el tema. Esa precaución a veces raya con lo exagerado, y con lo melodramático, como en esas obras en las que a uno le dispensan la tragedia de a poquitos, para que uno se angustie, pero solo lo suficiente. Los problemas en Corazón silencioso aparecen marcados con reloj, cuando uno se está acabando, en perfecta sincronización se va asomando el otro.

Afortunadamente, las actuaciones, que son muy naturales y creíbles, le bajan el tono artificioso a la película y permiten a la vez sentir ese calor familiar y de hogar, que es muy necesario para que la película funcione, y a la vez la incomodidad y la angustia silenciosa por las cosas que no se dicen sino en los últimos momentos y en las celebraciones (que son catarsis parecidas, ¿no?).

Al final, hay que reconocer que Corazón silencioso es una obra que tiene mucho tacto y mucha sensibilidad para plantear el tema de la eutanasia. En el tiempo tan apretado del cine logra englobar, sin ser demasiado reductiva, los aspectos emocionales y morales, e incluso los aspectos prácticos de tomar la decisión de terminar la vida de alguien que está en sufrimiento y que lo estará aún más. No lanza afirmaciones apresuradas sino que permite que los personajes, y nosotros los espectadores con ellos, evalúen las posibilidades y los sentimientos encontrados, y que encuentren que ninguna decisión es completamente satisfactoria. El miedo es el sentimiento que sobresale, porque en últimas la reunión es una preparación para un futuro doloroso, y el miedo en ocasiones es la contemplación de ese futuro; es el miedo el que los hace dudar de dar el salto de fe en el que ya no hay vuelta atrás. Entonces, como es tan fuerte y tan importante, ese asunto del miedo está muy bien tratado en la película, y en ese sentido es una obra que vale la pena ver porque invita a reflexiones importantes y a discusiones que deberían darse en las familias, en las danesas y en las colombianas.

Corazón silencioso

Corazón silencioso
7

Calificación

7/10

    Por qué Sí

    • - Porque trata el tema de la eutanasia con tacto y sensibilidad. Por las actuaciones, que son naturales y creíbles. Porque es una obra que invita a reflexiones sobre la muerte, la ausencia y el miedo.

    Por qué No

    • - Porque a veces parece que los personajes están puestos solo para representar ideas y no para ser personajes con vida propia. Porque hay argumentos e ideas de los personajes que no son verosímiles y que solo parecen jugadas para mover la trama.

    Comentarios