Cómo entrenar a tu dragón 2

Título original: How to train your dragon 2.

Director: Dean DeBlois

Duración: 105 mins.

Fecha de estreno en Colombia: Junio 2014

Desde que se anunció, Cómo entrenar a tu dragón 2 enfrentaba un obstáculo potencial para el éxito: ser la sombra de su predecesora. Cómo entrenar a tu dragón (2010) estuvo tan bien lograda que amenazó con que cualquier secuela que la sucediera estuviera por debajo de ella. Y ésta es la enfermedad de la secuelitis que acaba con la mayoría de franquicias de películas por entregas. Cómo entregar a tu dragón parte 1 parecía no sólo haberlo hecho todo bien, sino haberlo hecho y dicho todo sobre la historia de Hipo y los dragones en la tierra vikinga de Berk. En ella, Hipo tenía que enfrentarse con ser un paria entre su gente por no poder luchar con los dragones. Luego atrapaba un dragón y descubría que podía entrenarlo, y más que eso, que habría de convertirse en su amigo. La película trataba sobre una serie de dilemas de identidad del protagonista, que llevaban finalmente a su plena consagración como un héroe hecho y derecho. Ligado a la búsqueda de su identidad, Hipo tenía que lidiar con un prospecto amoroso, y además resolver el problema clásico de los conflictos con su padre. Finalmente, todo se anudaba armónicamente en la pelea con un dragón gigantesco, en la que el héroe perdía algo de sí para ganar todo lo que necesitaba ganar y cerrar la historia.

Esta narrativa es arquetípica de la historia clásica del héroe: con pérdida de pierna, conflicto con el padre y dragón gigante incluidos. Por eso cuando anunciaron Cómo entrenar a tu dragón 2 nos preguntamos ¿Y qué puede pasar ahora que no rompa la narrativa conocida, pero que no muestre más de lo mismo? Pues bien, la película anuncia una trama que no es diferente, pero que se las arregla para resultar refrescante a los ojos del espectador: Hipo, héroe entre su gente, es un hombre de veinte años hecho y derecho. La paz reina en Berk, los conflictos con su padre están solucionados, todo anda de maravilla con su novia Astrid y la gente y los dragones parecen haber llegado a una alianza satisfactoria para las dos partes. Hipo se dedica a explorar el mundo con su dragón Toothless (pésimamente doblado al español mexicano como Chimuelo) pero se da cuenta de que la paz de Berk no se extiende a todas partes. Hay alguien que está capturando a los dragones y que prepara una guerra masiva contra quienes se le resistan. En eso, Hipo se encuentra con quien parece ser su madre (que desde la primera película dábamos por muerta) para descubrir que como él, ella también es una entrenadora de dragones. Entre estas dos cosas, Estoico, el padre de Hipo y jefe de Berk, pretende entregar el liderazgo a su hijo, e Hipo se resiste por no sentirse preparado para la responsabilidad y ver en ella el fin de su libertad. La película se desarrolla siguiendo estos tres hilos narrativos, que al final se anudan en la respuesta a la pregunta sobre la identidad heroica de Hipo, que en esta nueva etapa de su vida deberá redefinirse.

Cómo entrenar a tu dragón 2 sorprende gratamente porque parece no dejar ningún detalle al azar. Todo en ella, desde la construcción de la trama y los personajes, hasta la animación y la banda sonora, está hecho cuidadosamente hasta la más mínima pincelada. La historia crece conforme ha crecido el protagonista (y su audiencia) para mostrarnos una trama más oscura, más adulta, que tiene que ver con la responsabilidad de crecer, y con los sacrificios y acciones que hay que aceptar y llevar a cabo en esta etapa de la vida. En esta segunda entrega las emociones son más potentes, pues el héroe tiene que lidiar con conflictos más complejos, como el sacrificio de la libertad personal en pro del bienestar general, el liderazgo como una renuncia inminente a la infancia, y la muerte. Así es, hay muerte. Todo muy bien balanceado, siendo más dramático pero sin cruzar el límite hacia lo cursi, y equilibrado con un humor liviano y entretenido.

Cómo entrenar a tu dragón 2 no defrauda en un solo momento de las casi dos horas, manteniendo siempre la atención del espectador y su compromiso emocional. Esta entrega se consagra indudablemente como una de las mejores secuelas desde Toy story 3 y lo mejor que ha hecho Dreamworks a la fecha. Una cosa que podemos decir con certeza es que si van a cine a verla, valdrá cada peso de la inversión en la boleta.

Por qué Sí Cómo entrenar a tu dragón 2: por la enternecedora historia de Hipo, su dragón y sus padres. Por los maravillosos giros en la trama; por la atmósfera vikinga y de manada que transmite. Por su estupenda animación, por el imbatible 3D, por la soberbia banda sonora de John Powell. Porque probablemente sea la mejor película del 2014 (por lo menos a la fecha); y porque hay disponible una versión subtitulada en cines.

Por qué No Cómo entrenar a tu dragón 2: Si usted es un padre o una madre que cree que ésta es una película “para niños” (en el sentido en el que se cauterizan las emociones más profundas) y quiere proteger a su retoño de una estética compleja y esencialmente humana, mejor no lo lleve. Aquí además de risas hay muerte, tristeza, destrucción, y una belleza sobrecogedora.

Comentarios