Come-prima-alfred_

Título: Come Prima
Autor: Alfred
Editorial: Salamandra Graphic
Publicación en Colombia: 2014
Precio: $69.000 COP

Cuando hablamos de novelas de viajes estamos necesariamente refiriéndonos a una cantidad de cosas que están en nuestro imaginario: tierras desconocidas, rescates, amores en apuros, cambios, amistades, peleas, etc. Todo esto se debe a que cuando pensamos en novelas de viajes pensamos en Láncelot, Odisea, en la Odisea de George Clooney (O brother where art thou?), en Into the wild y en todas las historias de este tipo que se han contado. Este horizonte de expectativas con respecto a las narraciones de viajes encuentra sus ecos en Homero y su voz más actual en Lionel Papagalli (Alfred) con Come Prima.

Abiertamente inscrita en esta tradición narrativa, Come Prima nos presenta la historia de dos hermanos; uno de ellos, Fabio, se dedica al boxeo clandestino, mientras el otro, Giovanni, trabaja en su ciudad natal y cuida de su padre y su hermana. La oposición binaria entre el par de hermanos dicta las pautas de la novela: sus contradicciones, sus rayes, sus historias y sus recuerdos son el móvil del argumento y es a partir de ellos que se construye la narración; de modo que son, además, la justificación para las viñetas (a las que entendemos como soporte narrativo de la novela). Decimos estas cosas porque aunque la trama refiera a dos hermanos que viajan para enterrar a su papá y arreglar la herencia que en vida hubiera dejado, lo cierto es que la trama se soporta y, de hecho, se logra casi que enteramente gracias a aquellas y a la variación de registros de esas viñetas. Los colores azul y negro que, por ejemplo, en la primera escena de la novela sugieren la dificultad que es para Giovanni llevar a su hermano los restos de su padre y para Fabio recibirlos nos habla, así como más adelante lo hará la sonrisa irónica de Fabio y el ceño fruncido de Giovanni (que tendrán de fondo los colores cálidos y bucólicos de la frontera francoitaliana), de una clave de lectura ligada a cambios en los colores y trazos. Esto que decimos, claro, no es nuevo: a las buenas historias no las hace el argumento, las hace la forma en que es contado ese argumento; de otra manera no tendría sentido escribir otra novela de viajes después de Homero, ni muchísimo menos hacer una adaptación como la de George Clooney. Sin embargo es interesante volver sobre esto cuando estamos ante Come Prima pues ya no estamos únicamente ante unos mecanismos y formas lingüísticas, estamos ante mecanismos narrativos que logran un uso integral y complementario de dos lenguajes: el visual y el escrito.

come p1

Nada nuevo hemos dicho (ni nada representativo de la obra tampoco: todas las buenas novelas gráficas funcionan así). Pero es que es eso lo que es Come Prima: una buena novela gráfica. Un argumento más bien sencillo como muchos otros y una novela de viajes como tantísimas más, pero es justamente por eso que vale la pena: porque aunque no tenga el argumento mejor logrado, podemos decir, al cerrar el libro, que es, a lo menos, una excepcional novela gráfica. Así por ejemplo, con unos trazos sencillos y varios cambios en la técnica de dibujo, Alfred nos enseña espacios atemporales (oníricos o de la memoria) en los que se funden los elementos de tal manera que no sobre una línea, ni una palabra. La conjunción (justa y económica del lenguaje escrito como debe ser una novela gráfica) entre los elementos narrativos visuales y los escritos permite no sólo apreciar ambos a plenitud, sino también entender su relación y su importancia para cada momento de la novela; cada silencio en el carro, cada nuevo escenario, las palabras de un nuevo personaje, etc… No hay en esta novela un diálogo que se justifique en una ilustración, ni una ilustración que se justifique en un texto; hay, en todo caso, una unidad de sentido que representa en su complejidad el deber ser de la novela gráfica.

come p21

Las historias de cada uno de los hermanos, que son introducidas con un cambio de registro en los colores y las técnicas de dibujo (una intención minimalista para el recuerdo y otra un poco más detallada, pero aún sobria, para el presente), son interesantes porque justamente nos muestran explícitamente esa relación necesaria pero dismétrica entre lo gráfico y lo escrito en una novela de este tipo: una novela de viajes que se narra desde la ilustración y que traza un hilo narrativo desde la movilidad y la comunión entre el argumento y los dos lenguajes de que hablamos.

come p2

Esta es, entonces, la mayor virtud de la obra de Alfred, pues nos habla de un quehacer escritural dirigido a la producción de una novela gráfica. Pues, como dijimos más arriba, puede no ser el argumento mejor logrado, pero lo cierto es que es un argumento mediocre puesto al servicio de una magistral comprensión del género desde el cual se narra.

Come Prima

7

Calificación

7.0/10

Por qué Sí

  • Porque si no ha leído nunca una novela gráfica (o ha leído, por el contrario, muchas) y aún no sabe lo que es una novela de este estilo, con esta obra podrá Ud. darse una idea de cómo debe ser una buena novela gráfica. Y finalmente porque si Ud., parcero, no la lee: ¿quién podrá decir que no a todo lo que se ha dicho de ella en esta reseña?

Por qué No

  • Si no le interesa tanto la parte formal de la novela y si disfruta de las novelas de viajes y ha leído muchas, seguramente notará la simpleza del argumento y se aburrirá fácilmente.

Comentarios