Bienvenido a Nueva York Película

Título: Bienvenido a Nueva York

Director: Abel Ferrara

Año: 2014

Estreno en Colombia: octubre 2014

Cosas que sólo los ricos pueden hacer realidad, el resto de nosotros solo podemos disfrutarlas a través de una pantalla sumergida en la oscuridad.

La última película más escandalosa en la farándula de la política Francesa es una lóbrega mezcla de sexo sin pudor e indiferencia ante este. Visualmente llama mucho la atención, las escenas logran sombras y tonos cálidos muy bonitos al no iluminar 100% la pantalla. El color de la película es muy importante como el cartel que la promociona, contrasta la oscuridad absoluta con la luz cegadora de los flash de las cámaras. Podríamos decir que el tratamiento del color es un buen indicio para explorar la historia de la película: se trata de un tipo enorme sumergido en la oscuridad: un adinerado político, esposo de una influyente mujer, que es capturado por la policía de Nueva York minutos antes de irse en un avión, acusado de violación. Este señor queda aprisionado durante un tiempo mientras se resuelve su juicio. La película es una anunciación de la verdad, basada en el caso de la vida real de Dominique Strauss-Kahn, exdirector del Fondo Monetario Internacional. La penumbra da la bienvenida al sexo, al libertinaje, a la autocomplacencia;  y además al descaro y la desvergüenza ante todo lo anterior.

Más allá de profundizar el caso de Dominique Strauss-Klan y su reacción ante la película (el director y los productores enfrentan en este momento una demanda por calumnia) nos interesa decir por qué es recomendable verla. La cinta es protagonizada por el actor francés Gerard Depardieu quien hace de Devereaux. Es impresionante cómo Devereaux aparece en las escenas de sexo explícito sin participar directamente en ellas. Ya sabemos que a Gerard la naturaleza no lo hizo un ser sensualmente provocador. Deveraux es el que ordena, toca, y mira. Mejor dicho participa con lo que sí le proveyó la naturaleza a Gerard: la actuación. Las que están realmente exquisitas son las modelos que lo acompañan. Todas son elegantes, altas, con cierta carnosidad, de rasgos finos, suaves, sus curvas son razón de nerviosismo, su desnudez es tranquila, plácida, libre. Además no solo se quedan con el estereotipo de la mona vestida de rojo (que aparece y es un bombón), también hacen un trío con dos castañas, una con rasgos asiáticos y otra mulatos. En eso la película entretiene muy bien, es seductora, toca un punto que tal vez el escándalo omite, y es lo bueno que es tener sexo.

Bienvenido a Nueva York es una agitada secuencia de escenas que disfrutan el sexo, escenas que van una detrás de la otra como un desfile de placeres generosos e infinitos, cosas que sólo los ricos pueden hacer realidad; el resto de nosotros solo podemos disfrutarlas a través de una pantalla sumergida en la oscuridad.

Por qué Sí Bienvenido a Nueva York: porque la dirección y la actuación fluyen en la película, así como el sexo y el enigma de la indiferencia ante ello. Mejor dicho esta película es para quienes disfrutan del sexo.

Por qué No Bienvenido a Nueva York: para los pudorosos esta película es muy incómoda porque tiene escenas explícitas de sexo y violencia. Tampoco se recomienda esta película a los fanáticos de Dominique y su ex esposa Annie, ya que los dos quedan pintados como un par de dementes.

Comentarios